Montando tu acuario paso a paso III

Por Javier Tenor montar tu acuario Tiene 0 Comentarios

Lo haremos en tres pasos o etapas. En cuanto tengamos todo lo necesario y a la medida de nuestras necesidades.

Día 1: introducimos la grava de sílice bien lavada y el sustrato para las plantas.  Luego todo el conjunto de elementos decorativos (rocas que no sean dañinas, troncos...). Cuando todo este bien dispuesto instalaremos el filtro, el calentador, el termómetro y el compresor.  Comprobamos que todo está en su lugar correspondiente; sólo entonces estamos en disposición de llenar nuestro acuario al 50 por ciento con agua del grifo, a la que le añadiremos el anticloro. Luego terminamos el llenado con el agua destilada por osmosis inversa.  Cuando todo el proceso está completo, estamos en condiciones de conectar el resto de aparatos eléctricos. Esperaremos un día para que nuestro pequeño ecosistema se vaya integrando.

Día 2: Comenzamos la segunda etapa realizando un control de luz (de 8 a 12 horas), un control de temperatura (a 27 grados centígrados); cuando nos aseguremos de que todo está al nivel óptimo añadimos todo nuestro abanico de plantas acuáticas (a ser posible naturales), y las bacterias nitrificantes.  Por último, mediremos y corregiremos los parámetros indicados anteriormente de PH, NO2, y GH durante varios días, hasta asegurarnos bien de que han quedado estables. Cuando lo tengamos controlado y estable, dejamos un día de espacio para pasar a la última etapa.

Día 3, o día en el que todo ha quedado estable: llega el momento de hacerle un gran recibimiento a nuestros nuevos amigos, para ello introduciremos en nuestro acuario-hotel (pequeño paraíso marino), un número pequeño de peces (se aconseja la medida de un cm de pez por cada litro de agua y no mezclar a más de 5 especies diferentes).  A los 4 o cinco días haremos pasar al resto de habitantes progresivamente; lo haremos adaptando al pez a su nuevo hogar con la bolsa abierta en el acuario al menos durante 15 minutos, cuidando de que se mezcle bien el agua de la bolsa con la del acuario de forma progresiva.

El mantenimiento será:

1, haciendo un cambio parcial de agua (una cuarta o quinta parte del total), una vez al mes; para ello utilizaremos nuestra Campana Limpia Fondos.

2, haciendo una limpieza del filtro una vez al mes, sin coincidir con el cambio de agua.

3, haciendo un control de parámetros de forma diaria hasta que queden estables, si están estables hacer el control cuidando de que no estén alterados estos parámetros: ya que un descenso o aumento del PH pondría en peligro la vida de nuestros peces.

Por último, utilizaremos para las plantas naturales un abono bajo grava, abono líquido, e hierro líquido una vez por mes.

Consejos generales: habrá que lavar cualquier cosa que introduzcamos en nuestro acuario; nunca usar jabón o detergentes; no usar nunca decoración o materiales que no sean especiales para acuariofilia; asegurarnos de que el compresor queda siempre colocado por encima del agua. Cuidar de que nunca enchufamos los aparatos eléctricos de nuestro acuario en seco. Y por último, y de vital importancia, tener en cuenta que un exceso de comida puede estropear el agua.  Ante cualquier duda, consultar siempre con un establecimiento especializado y con vocación de ayuda para nuestros animales favoritos. 

El resto es disfrutar y sentirse, como pez en el agua.